Mariposa

Artículo escrito por Clara Puig Esteban
el 20 de julio de 2011

El pasado viernes 15 de Julio Sílvia Pérez Cruz se despidió de sus amigas y compañeras de batallas musicales Las Migas. «Gracias por haber crecido juntas», no paró de repetir. La complicidad que transmitieron amenizó un concierto repleto de recuerdos, anécdotas, bromas y agradecimientos. El Teatre Grec completó el aforo en noche de luna llena, muchos fuimos los que no nos quisimos perder tan emotiva despedida.

El engendro de Las Migas fue fruto de un encuentro fortuito hace siete años para un proyecto que maduraría concierto a concierto hasta alcanzar cierta entidad propia. Su primera maqueta la grabaron para un concurso del Instituto de la Juventud, y lo ganaron. En mayo del 2004 se subieron por primera vez juntas a un escenario (el de un bar de La Ribera) y su primer y único disco, Reinas del matute (Nuevos Medios), producido por Raül Fernandez Refree, con repertorio que bebe de fuentes propias y de la poesía de Lorca y Alberti, la copla de Carlos Cano, y nuevos artistas como el periodista musical Luis Troquel y los gaditanos Antonio Romera, Javier Galiana y David de la Chica, no salió hasta el año pasado.

La distinta procedencia de cada una de ellas contribuye al carácter especial que desprende su música. Una mezcla de flamenco y varios estilos de aliento mediterráneo. Sílvia es de Palafrugel, pero con oído y mucho sentimiento para el flamenco. Su voz alcanza varios registros y tonos, navega con facilidad por la dulzura, la alegría, la tristeza y el desgarro, consiguiendo estremecer a los que tenemos cierta sensibilidad para este género musical. Las guitarristas Marta Robles (sevillana y de amplia formación clásica y jondo bagaje) e Isabelle Laudenbach (que dejó la Bretaña francesa para vivir el flamenco de primera mano), contrastan en la forma pero no en el sentir. Un juego de guitarras peculiar y enderezado. Completa el cuarteto Lisa Bause, berlinesa de alma zíngara, en el violín y el acordeón. Es la más emprendedora del grupo, según comentó Sílvia en uno de los entreactos agradeciéndole el empuje que hizo que Las Migas existieran.

LasMigas

Al núcleo protagonista de la noche se le sumaron el simpático Aleix Tobías en la percusión y José López al contrabajo. La bailaora Rafaela Carrasco, con amplia carrera profesional, deleitó y acompañó con destreza, técnica y poderío, tres de los temas ofrecidos durante el concierto, dándole al espectáculo algo de empaque visual, un poco escaso teniendo en cuenta la magnitud del escenario.

Empezaron el concierto con `Los cuatro muleros´, versión cantada de la poesía de Lorca. Siguió `Camino de los poetas´ con Rafaela bailando enfundada en una bata de cola blanca, visualmente atractiva pero que le impidió lucirse en el baile. Otro temas que tocaron fueron `La Tarara´, para rememorar los inicios de la formación, algunas canciones especialmente escogidas para la despedida como `Unas voces´ (compuesta por ellas para la película con el mismo nombre) y la `Mariposa´, canción con linda letra de la primera demo que grabó el grupo. De las conocidas del disco interpretaron `María la portuguesa´ (dedicada con cariño a la madre de Sílvia), `Los fandangos de Isabelle´, `La noche en el río´, `Las reinas del matute´ y `Caricias de sal´, la predilecta de Rafaela Carrasco esta vez bailándola con suma elegancia, expresividad y maestría en la comodidad de un sobrio pantalón negro. Marta Robles pudo demostrar su talento con `Fuera del mar´, tema compuesto por ella para su proyecto final de carrera y Isabelle Laundebach nos mostró su lado más técnico a la guitarra en `Perdoname luna´ y `Me mueve el aire´, canción que no está en el disco pero que suelen cantar en los conciertos. El violín de Lisa estuvo presente en muchos de los temas, aportando ese contrapunto que hace que su flamenco suene algo diferente.

Fue un indudable privilegio despedirse en el Grec. Estas chicas todavía jóvenes y con relativa poca experiencia han tenido un éxito creciente, el que hizo que el pasado mes de enero abarrotaran el Palau de la Música. La demanda fuera y dentro de nuestras fronteras ha sido cada vez mayor, siendo a la vez la causa que ha retrasado la obligada reestructuración del grupo. Silvia Pérez Cruz abandona el cuarteto para poder atender la excelente acogida de su eventual unión al trío de Javier Colina, y, sobre todo, para centrarse en su proyecto solitario con canciones propias. Las Migas seguirán con la voz de Alba Carmona. Las últimas oportunidades para ver actuar a Las Migas juntas son el 24 de julio en Canovellas y el 29 en la ciudad alemana de Núremberg.