Rock & Txotx

Artículo escrito por Mikel Arzak
Publicado el 8 de enero de 2012

La siempre original propuesta Homeless Music Festival rizó el rizo ayer con una velada gastronómico-musical en la sidrería Petritegi de Astigarraga. Se mezclaron a la perfección una tradición muy arraigada en la zona, la de pasar un buen rato en un entorno tan auténtico como el que se vive en una sidrería, con la experiencia de vivir un concierto de un grupo en alza. Para que todo resultase, los responsables del festival debían apostar por un grupo, unos músicos, que se implicasen, que pegaran con tal propuesta, una de las más originales jamás vividas. Y entonces se cruzaron los neoyorkinos The Pains Of Being Pure At Heart, muy conocidos por estos lares, muy cercanos, y que anunciaron profusa gira por nuestro país para comenzar el año. Y estuvo claro. Era el grupo perfecto para semejante apuesta.

Con las entradas totalmente agotadas, Petritegi se llenó de unos cientos de personas que degustaron diversos alimentos bien remojados de sidra para vivir a continuación un breve pero intenso concierto con el quinteto de los dolores por tener el corazón tan auténtico.

En su tercera visita (estuvieron en 2010 en el Jazzaldia y en Gazteszena), y tras pasar por el festival Actual de Logroño y el Guggenheim de Bilbao, se subieron al pequeño y peculiar escenario de la sidrería para presentar oficialmente Belong, disco producido por Flood, archiconocido por trabajar con U2, Depeche Mode, o Smashing Pumpkins y que dejó su impronta ‘electro’ en el Rock-indie que practican los Pains. Pero en directo se sueltan y apuestan por un Rock más contundente, directo a los oídos de su público que ayer, de menos a más, acabó rendido a la entrega de Kip Berman y los suyos.

the pains of being pure at heart petritegi
Foto cortesía de Juan González Andrés

En una escenografía de lo más original, con un fondo lleno de colgantes para ropa y fotografías de famosos que han abierto pasadas temporadas de sidrería, se arrancaron con Belong. Inicialmente sonó algo apagado pero en pocos segundos aquello quedó resuelto y fue un verdadero huracán sonoro. Porque los chicos y chica de la formación americana suenan contundentes, fuerte, alto, pero sin llegar a distorsionar. Todo calculado y fresco al mismo tiempo. Cercanos como siempre, el quinteto fue soltando Hit tras Hit sin apenas descanso. Sonaron This Love Is Fucking Right!, Heaven’s Gonna Happen Now, The Tenure Itch, Come Saturday, Young Adult Friction, una excelente versión de Higher Than The Stars, o cerrar set principal con el tema que utilizaron para poner nombre al grupo.

Kip regresó en solitario para ofrecer un momento que es ya un clásico. La interpretación del temprano éxito Contender en una nueva versión Riff y el público acompañándolo de manera enfervorecida. Ya con el grupo al completo interpretaron dos temas para cerrar con Everything With You y Strange, tema que con un hipnotizante final puso broche de oro a un excelente concierto.

Tras semejante borrachera indie-rockera, el típico postre de sidrería entró con ganas mientras parte del grupo departía con el personal, firmaba autógrafos y dedicatoria en todo tipo de soportes, y le daba, porqué no, a la sidra. Por un día dejaron de lado su querido Kalimotxo (aunque Peggy Wang-East, la chica del grupo, no se separó del suyo en ningún momento), y probaron la bebida protagonista de la velada. Y todos le coreamos «¡¡¡ Txoooootx !!!».

Si te ha gustado, ¡compártelo! :