República independiente de Iván Ferreiro

Artículo escrito por Mikel Arzak
el 26 de marzo de 2012

No es difícil imaginar que muchos cantantes ofrecerán a sus amistades unas muy especiales sesiones con historietas, chascarrillos, y, cómo no, sus canciones, con una guitarra o piano y su voz como únicas armas. Es lo que ayer nos ofreció Iván Ferreiro en un abarrotado Teatro Principal de San Sebastián. En un escenario decorado a modo de salón de una casa cualquiera con su sofá, un par de mesas, una generosa alfombra, diversas lámparas, un piano y un micro le bastaba y sobraba a Iván Ferreiro para ofrecernos Sólo en Casa, una alegoría a uno de esos momentos de aburrimiento del cantante. Con un fondo con las letras I F sobreimpresionadas, un comunicativo Iván arrancó con varias canciones de su repertorio particular. Inició su particular concierto con Me Toca Tirar, Paraísos Perdidos y Jet Lag, con un bonito juego de voz masculina y femenina.

ivan ferreiro donostia
Foto cortesía de PhotoKluba

El concierto estuvo lleno de momentos especiales, pero el primero saltó cuando el protagonista anunció la fase de ‘mal rollo’ del set. Un viaje a los más bajos fondos del ser humano, al infierno más apocalíptico de la psique humana. Un viaje en cinco pasos con temas como M, Extrema Pobreza, Ciudadano A, Fahrenheit 451 y 1999, un tema de Love Of Lesbian que, para Ferreiro es el grupo del momento. Una canción cuyo protagonista jamás querría ser él. En propias palabras «vamos, ni de coña». Después tampoco es que la cosa fuese mucho mejor, porque, otra vez en boca del cantante «no soy Bisbal, no tengo su ritmo, yo soy como soy, así». Y es que Iván Ferreiro es un tipo original, en todos los sentidos. Con su voz quebrada, su estilo, sus miedos, sus contradicciones… Y muy claro. No se deja nada en el tintero. Y para muestra, el título de sus dos últimos discos: Mentiroso, Mentiroso y Confesiones De Un Artista De Mierda. Éste último la excusa perfecta para ofrecer este tipo de directo.

Más que sólo en casa, Iván estaba ayer sólo ante el piano y muy bien acompañado por sus seguidores que, en formato íntimo (tanto que hubo momentos de ausencia de piano), pudieron disfrutar y acompañar a coro en las canciones más reconocibles del cantante. Y como es una persona agradecida y que reconoce las buenas canciones, ofreció Vidas Cruzadas de Quique González y Toxicosmos de Los Planetas. O Días Azules, un tema que compuso para la película de mismo título, que en palabras de Ferreiro «no es una gran película, ¿eh, Oscar (Jaenada)?, pero tu y yo sabemos que éramos lo mejor de la película».

Después de un buen número de canciones que el protagonista supo salpicar con toques de humor y alguna confesión menor, nos regaló cuatro temas en un bis muy aplaudido por el público. Copa de vino en mano, Iván Ferreiro agradeció a su público, a sus amigos de GetIn, su promotora, y brindó por última vez al aire de un Teatro que se entregó desde el principio.