Y el Heineken Jazzaldia no para de crecer

Artículo escrito por Mikel Arzak
el 24 de julio de 2012

El año pasado nos preguntábamos dónde estaba el techo del Heineken Jazzaldia. En una edición marcada por el mal tiempo se había batido el récord de asistencia a todos los conciertos, tanto los de pago como los gratuitos. Esta edición, sobre la que existían algunas dudas acerca de su éxito, ha batido nuevamente el récord. La 47 edición del Heineken Jazzaldia apostó por una mezcla entre grandes nombres del Jazz y nuevas figuras aún por explotar. Por no decir de los experimentos entre músicos vascos y europeos, dentro de una experiencia propulsada por la oficina de la capitalidad cultural 2016. Aún con todo ese bagage de cierto riesgo, esta edición que ayer cerró sus puertas hasta el año que viene aumentó su cifra de espectadores un 6% respecto al año pasado, hasta alcanzar los 122.000 espectadores.

La organización del Festival, encantada con el resultado a todos los niveles, comunica lo siguiente:

El 47 Heineken Jazzaldia, que ha llenado de música San Sebastián entre el 19 y el 23 de julio, ha terminado en un ambiente de satisfacción general provocado por el aumento en el número de espectadores, el éxito artístico de los más de cien conciertos programados (setenta de ellos gratuitos) y las buenas críticas cosechadas en los medios de comunicación, tanto en el aspecto organizativo como en el musical.

La cifra final de espectadores ha sido 122.000, lo que significa un aumento del 6% con respecto a los 115.000 del año pasado. Y este aumento se ha producido tanto en los conciertos de pago como en los gratuitos.

La crítica, especialmente la internacional (estaban acreditados medios de Estados Unidos, Francia, Italia, Gran Bretaña, Alemania, Serbia, Croacia y Noruega), ha valorado la apuesta por las corrientes más novedosas del jazz, con ejemplos como The Thing, Terje Rypdal, Peter Evans, Mari Kvien Brunvoll, Lighthouse y Enrico Rava, junto a representantes insignes del jazz contemporáneo como Kenny Barron, Mulgrew Miller, Eric Reed, Dado Moroni, el grupo de homenaje a Miles Davis, el colectivo Ninety Miles o Marc Ribot, y alguna figura de peso histórico como Jimmy Cobb, que recibió el Premio Donostiako Jazzaldia de este año.

publico heineken jazzaldia 2012

Fotografía cortesía de Lolo Vasco

También ha destacado la crítica la decisión de programar un espectáculo único como L’Orchestre d’Hommes-Orchestres performs Tom Waits, que se vio refrendado por el público hasta el punto de tener que hacer una sesión más sobre las dos previstas.

Los grandes nombres de la programación (Antony, Melody Gardot, Bobby McFerrin, Madeleine Peyroux) devolvieron con creces el cariño del público, haciendo todos ellos unos conciertos estupendos.

El centenario del Teatro Victoria Eugenia, que se cumplía el 20 de julio, se celebró como se debía, con ocho actuaciones en varios lugares del edificio que normalmente no están abiertos al público y que éste recorrió con la natural curiosidad.

La noche del soul en que se convirtió la Jazz Band Ball inaugural, con la gran Sharon Jones y los aclamados Alabama Shakes, fueron un preludio del ir y venir de gente que se registró todos los días en el popular recinto que forman la Playa de Zurriola y las Terrazas del Kursaal.

El fomento del jazz vasco por parte del Festival, con más de treinta grupos y algunos de ellos en escenarios importantes, como el concierto de Hasier Oleaga en la Plaza de la Trinidad, ha dado excelentes resultados, demostrando el nivel elevado que están adquiriendo los músicos vascos. Gran parte del éxito del concierto de Antony en el Auditorio del Kursaal se debió a la orquesta vasca que le acompañaba, Et Incarnatus.

El Museo San Telmo se ha consolidado como espacio para la experimentación artística y el Basque Culinary Center se ha unido con éxito al amplio abanico de escenarios del Festival.

El interés despertado por el 47 Heineken Jazzaldia se ha notado también por la interacción en las redes sociales, especialmente Twitter y Facebook, en las que se ha registrado un movimiento intenso durante los días del Festival, contribuyendo así al resultado de un Festival que puede ser calificado de redondo.

Si te ha gustado, te recomendamos…