Puyas de buen rollo

Artículo escrito por Mikel Arzak
el 5 de marzo de 2013

Todo comenzó como un pequeño enfado el pasado verano. Cuentan que ocurrió en La Coruña, que Xoel López estaba presente y que se trató de “un asunto serio”. La trifulca, entre dos ex líderes de grupos nacionales. Por un lado Iván Ferreiro, ex-Piratas, de Vigo y ya pintando canas. Por otro Miguel Leiva, ex-Pereza, de Madrid y del Atleti. Ambos grandes amigos y muy activos en Twitter. Tanto, que fue ahí donde se mascó todo. Varios mensajes desafiantes entre los dos desembocaron en un concierto en la sala Galileo de Madrid. Cuentan los presentes que fue una cita memorable. Después compondrían un tema conjunto llamado Anticiclón y que fue utilizado en una campaña publicitaria. Ayer pasaron por un casi lleno Teatro Victoria Eugenia dentro de una breve gira Leiva vs Ferreiro en la que recuperan aquel concierto.

Público muy joven se dio cita y disfrutó con un arranque tranquilo gracias a Me toca tirar, de Ferreiro. Tras él, le tocó turno a su compañero de fatigas, quien se tiró al ruedo con Nunca Nadie, tema de su último disco. Y así discurriría el concierto. En un toma y daca entre ambos. Iván al piano y Miguel a las guitarras. Cada uno a lo suyo, aunque participando también en buena parte de las canciones del otro. Pero eso llegaría después. Lo que irrumpió enseguida fue el leit-motiv extra musical del show. Esos piques, esas puyas que se lanzaban entre sí, con gusto pero sin piedad. Dijeron que el jueves pasado hicieron las paces (siendo un jueves, no quiero ni imaginarme cómo), pero todo quedó en agua de borrajas en cuanto Leiva señaló que entendía que Iván estuviese en la ciudad de su promotora, rodeado de amigos y todo eso, pero se quejó que, como al gallego, no le pondrían una copa de vino. Se la pusieron tras Ciudadano A, de Ferreiro. Pero se volvió a quejar de que se lo habían traído en un vaso de plástico, cuando su amiguete lo tenía en copa. Iván le respondió que a él, en Madrid, se lo trajeron tras la quinta canción y en vaso de tubo. Además, le espetó que tras el arreglo de jueves, esas no eran formas de mantener la paz. Y mientras jugaban a enfadarse de divertida forma siguieron sonando temas de ambos como Champagne o Jet Lag.

El concierto aunó las letras Pop de Ferreiro y el Rock elegante de Leiva, aunque Iván acusó a Miguel de hacer el mismo Pop de mierda

Otro momento delicado y muy divertido llegó cuando interpretarían dos canciones con título muy similar, por no decir idéntico. M, de Los Piratas, y EME, de Leiva. Que si la mía es mejor, que si no, que si tu te adueñas de letras de otros. Reproches a borbotones en un ambiente distendido para disfrute de su público. Y tras el momento M, otro instante delicado en el que ofrecieron una fabulosa versión de su tema conjunto Anticiclón, que lleva una letra demasiado larga y que ni uno de los dos se la sabe. Leiva quiso organizar entonces un concurso con el público para saber quién se la sabía al dedillo. Pero Ferreiro lo echó todo por tierra advirtiéndole que bastante tenían con leer la chuleta que tenían delante.

leiva vs ferreiro live

Esta fotografía no pertenece al concierto de esta crónica.
Fotografía cortesía de Ignacio Azorín Alonso

En un perfecto tramo final sonaron temas como Miedo o Aproximación. Durante la recta final ambos contarían batallitas particulares. Ferreiro aseguró que le habría gustado soltar frases como «perdone señora, pero no le puedo ayudar porque estoy totalmente drogado». Leiva, por su parte, contó una historia en la que en un pueblo de Galicia un seguidor le puso a parir a Iván, que estaba a su lado, y cuando éste lo presentó, el chaval se echó a atrás y le echó mil flores. «Así somos los españoles», dijo para terminar. Acabarían set principal con Crímenes Perfectos, un precioso tema de Calamaro, y Promesas que no valen nada/Insurrección, de Los Piratas. Momento en el que Ferreiro puso a prueba al público, que no pasó la prueba, y al que lanzó una particular puya «el público vascuence es lo que tiene, sois así».

Para los bises entró primero Iván para ofrecer una primicia de su próximo disco que comenzará a grabar en junio. Leiva le cogió el turno y tras señalar que él no nos iba a aburrir con un nuevo tema, cantó en solitario Vis a Vis. Ya con Iván nuevamente en el escenario finalizaron su concierto con una triada formada por la excelente Extrema Pobreza, de Iván Ferreiro, Lady Madrid, de Pereza, y Turnedo, del gallego.

Entre canciones y puyas, en plan «buen rollo» eso sí, las dos horas aproximadas se nos hicieron muy breves. Aunque son grandes amigos, la veteranía es un grado y podemos señalar que Iván Ferreiro ganó a los puntos.