Olas oceánicas

Artículo escrito por Mikel Arzak
Publicado el 20 de abril de 2013

La joven sala del Centro Cultural de Intxaurrondo vivió ayer una de sus mejores entradas, tanto cuantitativa como cualitativamente. Un público diverso disfrutó y respetó en todo momento una noche excelente programada por San Miguel DonostiKll¡uba, que abrió el local Javier Sun y sus ‘invisibles’. Armado con guitarra acústica, harmónica y una potente voz, nos invitó, en su primera canción, a dejar en casa nuestro Dios, nuestros problemas y sueños, y disfrutar del show de esa noche. Y le hicimos caso. ¡Y de qué manera!

Javier Sun ofreció un breve pero notable concierto con canciones directas, claras, que hablan de cosas palpables, incluyendo la situación actual que vivimos. Estuvo cercano y conectó especialmente con los suyos, que lo siguieron en sus canciones. Buen arranque para una noche redonda.

Ocean Colour Scene es, probablemente, el grupo más importante que ha pasado por Intxaurrondo. El aparataje técnico ya era considerable. Llevan consigo bastante staff técnico. Y lo más curioso, solicitaron colocar vallas de separación delante del escenario. Y con todo ese bagaje, consiguieron llenar una sala que pocas veces vive una entrada de tal calibre. Todos los ingredientes que hacían presagiar una gran noche. Y así fue.

Los cinco británicos arrancaron con Painting, tema que da título al disco lanzado hace escasas fechas. Y con él advertimos que aquello iba a ser un gran concierto. Un sonido espectacular, compacto, puro, sin estridencias, y unos músicos en estado de gracia. Especialmente su guitarrista, con unos solos muy cuidados. El grupo de Birmingham inició así un completo concierto de algo más de 20 temas donde, como las olas de un oceano, que suben y bajan, el concierto fue un suave subir y bajar entre sonidos acelerados y calmados, entre nuevas y viejas canciones… Un agradable viaje al que todos nos subimos.

Sonaron muchas canciones. Tras Painting llegaron hits como 100 Mile High City, Circle o So Low, primer gran momento del concierto. Porque su líder se encuentra en gran estado de forma, y con guitarra acústica o sin ella, se concentró en ofrecer lo mejor de sí mismo. De gran voz y muy cercano, recordó en algunos momentos al líder del desaparecido grupo Crowded House. Luego llegaríanSecond Hand Car,Weekend, Give Me a Letter, Doodle Book, Emily Chambers…

ocean colour scene intxaurrondo

Fotografía cortesía de Juan González Andrés

Hasta llegar al momento cumbre del concierto con la festiva celebrada coralmente interpretada Profit In Peace, y la delicada We Made It More, con el interludio como novedad de Goodbye Old Town, perteneciente a su nuevo disco, dejando claro que contiene verdaderos himnos que necesitan asentarse con el paso del tiempo. El tramo final lo protagonizaron la tripleta formada por This Day Should Last Forever, One For The Road, y Travellers Tune.

Los bises fueron la excusa para que el cantante, en solitario, ofreciese una sentida y muy emocionante versión de Robin Hood, coreada en diversos momentos por buena parte del público. Con los cinco componentes de la banda sobre el escenario, cerraron con It’s My Shadow y una excelente The Day We Caught The Train. Soberbios ellos, soberbio el concierto. ¡Que vuelvan!

Si te ha gustado, ¡compártelo! :