DonostiKluba recupera sensaciones en su nueva década

Artículo escrito por Mikel Arzak
el 20 de septiembre de 2016

El Festival DonostiKluba es una de esas citas ineludibles del panorama musical donostiarra. Siempre ha significado ese arranque especial del curso de conciertos, ese inicio de temporada que todo aficionado está esperando. Después de unas ediciones estupendas, las últimas ediciones perdieron algo de fuelle. Además de diluirse entre tanta oferta de conciertos y resacas varias (Kutxa Kultur Festibala deja a más de uno K.O.), sus promotores arriesgaron con iniciativas que se alejaban del estilo inicial. En su edición 11, cuando inicia nueva década, el txiki-Festival regresa a conceptos más clásicos, con dos jornadas llenas de buenos conciertos en el lugar de siempre, la siempre acogedora sala Gazteszena del barrio de Egia. Los días 1 y 8 de octubre tienes una oportunidad única de disfrutar con una propuesta musical sincera, honesta y de calidad. Marca de la casa DonostiKluba.Al margen de esas dos fechas, DonostiKluba Festibala ofrece fiestas en lugares alternativos. El 30 de septiembre se celebrará una fiesta previa en Le Bukowski con All Star DJs. El 5 de octubre lo pasaremos en grande en la Fnac Party. Finalmente, un día después, podremos tomarnos una cerveza en la sede Keler de Gros con los acústicos de Grande Days y Luma, dos grupos que ofrecerán sus directos enchufados el 8 de octubre en Gazteszena.

La primera jornada la abre el directo de Izaro, quien dejó un gran sabor de boca en el pasado Kutxa Kultur Festibala, y que presenta su primer largo Om, que apunta a convertirse en uno de los discos del año. El disco de la cantautora vizcaina ha sido producido por Yon Vidaur, a quien hemos visto en directos acompañando a muchos frontman, como Giorgio Bassmatti. El disco pudo grabarse en la sala donostiarra Muir gracias a una campaña de crowdfunding y en él han participado músicos como Iker Lauroba. Contiene 13 cortes interpretados en euskera, inglés y castellano, que se mueven entre el folk y el pop suntuoso. Todo ello arropado por coros y arreglos de cuerda al servicio de letras de corte íntimo y personal.

Después llegará el plato fuerte de la noche. Regresa a Donosti Lloyd Cole, quien protagonizó hace años un concierto íntimo en Gazteszena, además de alzarse como una de las sorpresas en el Jazzaldi de 2011, y actuar en el Kursaal dos años después. El 1 de octubre actuará en solitario, para presentar su próximo lanzamiento discográfico: una caja con todos sus hits publicados entre 1983 y 1996. Será un concierto en el que no faltará ninguna de sus canciones clásicas. Primero fue al frente del quinteto The Commotions, entre 1982 a 1987 y a lo largo de tres discos y luego en solitario. Dos etapas que han hecho de Lloyd Cole uno de los nombres más representativos del pop británico atemporal, clásico, del que supera el test del tiempo y mantiene un estatus contemporáneo. Estudiante de filosofía, sus letras tiene una gran profundidad. Ya en su debut Rattlesnakes, sus letras venían con incrustaciones literarias de escritores como Simone de Beauvoir, Norman Mailer, o Truman Capote, además de una fuerte carga de irónica elegancia. Pero no solo de letras de calidad vive Lloyd: sin ir más lejos, esa obra se significó también como una de los que definió el jangle pop de su década. Su etapa en solitario ha sido más ecléctica, iniciándose en 1990 con un álbum homónimo de sonido más duro y directo, menos estilizado, en el que contó con Robert Quine y Matthew Sweet de colaboradores, y que le llevó al número 1 en el Reino Unido. Fue el disparo de salida de una trayectoria que ha ido redefiniéndose a lo largo de más de una docena de títulos (entre ellos, dos directos y una recopilación de rarezas) y que le ha hecho zigzaguear entre Burt Bacharach, la psicodelia, el cantautor folk y la electrónica, siempre con su impronta, meticulosa y con gusto. Esto último, la electrónica, fue el barniz de uno de los dos discos que publicó en 2013, el instrumental Selected Studies, Vol. 1, firmado a medias con el veterano Hans Joachim Roedelius, leyenda viva de la música experimental alemana. Ese mismo año, y en solitario, lanzaría Standards, un disco en el que desactivó su modo reposado y apostó por la electricidad. En septiembre de 2015 volvió a repetir con su vocación electrónica y de experimentar con sintetizadores y sacó 1D Electronics 2012-2014. Por fin, este año publicará una caja con todos sus hits entre 1983 y 1996, proyecto que le sirve de excusa para girar e interpretar sus más conocidas canciones. Ofrecerá un concierto dividido en dos partes. En la primera ofrecerá un set en solitario. En la segunda lo acompañará su hijo Will.

Tras el británico, llegará el turno de los bilbainos Cecilia Payne, con Alba a la batería, Lucía a la guitarra y voz, Natalia a los teclados teclados/bajo y voz, y Barezi a la guitarra y voz, ofrecen un directo de noise pop, fresco y divertido. También de Bilbao, Smoke Idols presentan su EP A Means To An End, que los acerca al sonido Manchester. Para los más fiesteros, Iban Zaldua DJ amenizará la madrugada.

donostikluba-festibala-2016

Una semana después la noche se presenta llena de sorpresas. Cerrarán los canadienses Holy Fuck, una formación de música electrónica. Son muy diferentes, ya que utilizan instrumentos curiosos en directo como un sincronizador de película de 35mm, teclados de juguete, o pistolas de juguete. De acuerdo a Pitchfork «la banda fue formada con la intención de crear música electrónica moderna sin utilizar las técnicas propias de ese estilo de música.». La banda ha cosechado numerosos éxitos, sobre todo en norteamérica. Han participado en numerosos festivales como Coachella o Glastonbury. Su álbum homónimo de debut fue calificado como uno de los discos en 2005. Realizaron una exitosa remezcla del tema Nude de Radiohead. Con 4 discos en su haber, presentan Congrats, lanzado el pasado mes de mayo. Un directo que promete.

Abrirá la velada Thayer Sarrano, cantante, multi-instrumentalista y artista visual. Además de su trayectoria en solitario, ha colaborado con numerosas bandas como Band of Horses como parte de la formación en gira, y está muy relacionada con la escena musical de Atenas, Georgia. Los discos que ha publicado han recibido muy buenas críticas. Su música navega por paisajes psicodélicos, folk, y góticos. Una mezcla más que interesante. Tras ella, disfrutaremos de la creatividad de Flavio Bánterla, la intensidad de Grande Days y la fuerza del dúo Luma. Cerrará la fiesta, tras Holy Fuck, los DJ Punk La Femme Noise Systéme.

Ambas jornadas comenzarán a las 8 de la tarde. Las entradas para cada día se venden a un precio de 10€ aquí, y a 12€ en taquilla.