Sonoridades aéreas

Artículo escrito por Mikel Arzak
Publicado el 31 de diciembre de 2019

Morgan, la banda liderada por Nina de Juan, lleva desde 2015, cuando lanzan su ya aclamado North, sin parar, sin realizar pausa alguna entre discos y gira. Tras su segundo largo y una extensa gira, han decidido parar, poner un nuevo ritmo a sus vidas creativas y afrontar un año que dedicarán a grabar nuevo material. Y para poner un broche de oro a esta apresurada y sorprendente etapa, están ofreciendo una serie de conciertos ‘fin de gira’ en lugares especiales. Y ayer, para poner fin a 2019, eligieron el Teatro Victoria Eugenia, que se llenó para vivir un intenso recital de algo más de hora y media.

La banda, para estos conciertos, propone una mezcla de todo lo que han vivido estos años en las giras de North y Air. Con unas letras Morgan al fondo y un montaje sencillo y prometedor, sonó un breve tema del dúo francés Air a modo de guiño en alusión al título del disco. Apareció entonces Nina junto a Paco López y Alejandro Ovejero para interpretar a cuasi-capella el tema Honey Come Home de The Head & The Heart. Luego nos contarían que ese era una canción que interpretaban en el backstage para calentar y crear buen ambiente antes de salir a escena. Tras él, una potente batería con Ekain Elorza a los mandos nos sorprendía y nos daba pistas del tono que iba a tener aquello. Alto, un tono realmente alto, con Ekain y Paco a la guitarra como absolutos protagonistas apoyando la original y sugerente voz de Nina. Porque la impulsora original del proyecto posee una voz con un toque ‘roto’ que luego sorprende por su fuerza, a veces, desgarradora. Los tres, además de Alejandro al bajo y David Schulthess a los teclados, ofrecen un concierto sólido, muy trabajado. De esos que, musicalmente, están tan trabajados que en muchos tramos del mismo los temas se interpretan sin pausas, sin dejar aplaudir sin que te pille el batería marcando el inicio del siguiente corte a un volumen brutal. Tanto, que ni siquiera Nina podía saludar al personal, en euskera, entre canción y canción.

morgan victoria eugenia

Fotografía cortesía de Alberto Villena

El concierto, que era un resumen de estos casi cuatro años de un no parar, estuvo perfectamente dividido en dos partes. La primera con North como protagonista, y una segunda donde presentaban su segundo trabajo. Así, tuvieron un fulgurante comienzo, sin descanso, con temas como Cold, Cheesecake, Attempting o Goodbye. Un comienzo trepidante, brutal, en el que el blues-rock del que beben las composiciones de Morgan son modificadas para ser interpretadas en un directo que se escora hacia atmósferas rockeras, e incluso sinfónicas en algunos solos del guitarrista. Tras Work vivimos uno de los momentos más especiales del concierto con Volver y Home. El público, joven en su mayoría, y que abarrotaba el lugar, aplaudió con fuerza inusitada la interpretación de Nina, que se desgañitaba tras el micrófono. Despidieron North con una intensa versión de Thank You. Y es que Nina no paró de agradecer al público el momento que estaban viviendo. Cuatro años en los que han vivido momentos mágicos, como su actuación en el Escenario Verde del Heineken Jazzaldia.

Para encarar la parte de Air ofrecieron una versión de Unknown Legend, de Neil Young. Una versión donde Paco López toma el mando como voz principal. Air supuso un antes y un después en la trayectoria de la banda. Y eso que era su segundo trabajo. Temas más trabajados, de una banda más engrasada, con más experiencia. Y en directo sonaron sobresaliente. Planet Earth, Blue Eyes, Flying Peacefully… Hasta que vivimos otro gran momento con Sargento de Hierro, que sirvió para encarar un final perfecto formado por The Child, Another Road (Gettin’ Ready) que sorprendió con un extracto bailongo de Lose Yourself To Dance interpretado por Paco y el bis Marry You, con una interpretación desgarradora de Nina.

Nos pidieron que en 2020 no nos olvidemos de ellos, que regresarán con un tercer trabajo y energías renovadas. Los estaremos esperando.

Si te ha gustado, ¡compártelo! :