Lo-Fi nocturno

Artículo escrito por Mikel Arzak
Publicado el 5 de octubre de 2020

Ayer asistimos a la premier de un disco que sale hoy al mercado bajo el título de Mirande. En él se unen Elena Setién, Grande Days y Xabier Erkizia para homenajear al poeta Jon Mirande. Inclasificable en estilo y calificado como «poeta maldito’, fue esta característica lo que unió a las tres partes de un triángulo para embarcarse en este proyecto tan singular como especial. Un trabajo para el que los músicos han contado con la colaboración del escritor Beñat Sarasola y el cineasta Koldo Almandoz. En un Teatro Principal que se llenó con el aforo al 50% (unas 230 personas) pudimos disfrutar de una apacible actuación que nos sirvió para, sobre todo, recogernos como unos bebés en la noche.

A Grande Days los hemos visto varias veces en diferentes circunstancias y siempre nos ha dejado buenas sensaciones. Son un grupo que practica una especie de lo-fi con arranques de rock sinfónico. Notable fue un concierto en la sala Kutxa Kultur Kluba que abrieron una nueva formación que surgió de las cenizas de Miztura. Nada sabemos de ellos. Los Grande, en su lugar, siguen su periplo y se han unido en un proyecto a la voz (y teclados) de Elena Setién. Elena es una cantante de larga trayectoria en solitario y que cuenta en su haber con excelentes trabajos, muy valorados por la crítica. Una cantante que le sienta como un guante al cuarteto donostiarra. Para el proyecto que nos ocupa se les unió el productor Xabier Erkizia, quien ya había trabajado con Grande Days. El resultado es un disco lo-fi con múltiples texturas sonoras que se escucha con tranquilidad y gozo. Ha recibido buenas críticas por parte de los que lo han podido escuchar.

grande days elena setien xabier erkizia mirande

Portada de Mirande, disco que aparece hoy en el mercado.

Ayer, los seis integrantes del proyecto, lo defendieron sobre el escenario con estilo y buenas maneras. La protagonista absoluta fue Elena. Su estilo vocal es inconfundible y ayer jugó con él en ocasiones a través de efectos reverb. Los cuatro de Grande Days la acompañaban de forma excelsa, tocando sus instrumentos con maestría, y lanzando al patio de butacas un sinfín de efectos sonoros a los que se añadían los que disparaba Xabier Erkizia, quien apoyaba vocalmente de forma puntual. El conjunto, interpretando el disco de principio a fin, resultó un agradable ejercicio musical, en tono lo-fi característico de lo mejor de Grande Days, al que se suma el incuestionable estilo de Elena Setién. Mirande es un proyecto singular, casi experimental, donde sus integrantes dan rienda suelta a su imaginación. Los integrantes de Grande Days utilizaban todo tipo de accesorios como tocar la guitarra con un arco de violín y se llegaron a escuchar animales como ladridos de perros o ranas croando. Visualmente se apoyaron en una proyección tan experimental como el propio proyecto musical a cargo de Koldo Almandoz. Imágenes en blanco y negro con lunas, ojos vigilantes, fragmentos de películas clásicas…

El concierto se limitó a presentar el disco que se traían bajo el brazo y no hubo nada más, alcanzando la hora de duración. Ni Elena cantó canciones suyas ni Grande Days dieron rienda suelta a lo suyo. Elena hizo un bis con un irrintzi peculiar y así nos dejaron. Salimos, como el concierto, de forma ordenada, y con ganas de mecernos en la cama después de haber asistido a un excelso ejercicio musical lo-fi.

Si te ha gustado, ¡compártelo! :