Tout est cinéma

Artículo escrito por Mikel Arzak
el 25 de octubre de 2021

De escándalo sonoro puede calificarse el concierto ofrecido por The Limiñanas en la sala Atabal de Biarritz. Presentaban De Película, un estupendo trabajo donde se unen a Laurent Garnier. En directo aumentan, y mucho, el volumen, la contundencia, y la sonoridad general. Al escenario subieron siete músicos para poder garantizar esa fuerza que Lionel y Marie Limiñanas quieren dar al directo peliculero. Porque casi todo el concierto tiene reminiscencias al cine. Un montaje de tres pantallas al fondo escupe imágenes del cine más clásico. Y qué decir del montaje. Si el sonido era rabiosamente potente, el montaje no le iba a la zaga. Un juego de luces en tres alturas, tan sencillo como explotado al límite. Luces en blanco, azul y rojo, realizando unos juegos originales y pegados a la música con cola. De flipar.

Dos cantantes interpretaban en francés, inglés y castellano casi todas las canciones. De su último trabajo De Película ofrecieron la aperturista Saul, la instrumental Je rentrais par le bois… BB, Juliette, la especial Au début c’était le début,  Steeplechase… Mención especial a la loca Que calor!, una gamberrada interpretada por el chileno Edi Pistolas , y que bien podría estar a medio camino entre El Columpio Asesino y León Benavente. Los músicos estiraron algunas canciones hasta la extenuación, en un in-crescendo envolvente y que enloqueció a buena parte del público. Hubo quien se vio aupado sobre el gentío, recordando esos conciertos heavy de años atrás.

the limiñanas atabal biarritz

Fotografía cortesía de Kollaps.

Tuvieron tiempo para hacer covers como Crank de los Beach Bitches, Mother Sky de Can, o Teenage Kicks de los Undertones. Marie, que toca la batería, cantó en el bis Tigre de Bengala mientras su marido se centró en rasgar su guitarra. Y es que la pareja se dedica a tocar. En sus discos cantan invitados especiales y en el directo lo hacen Edi Pistolas y otros dos guitarristas. Al asistir ayer a su concierto nos recordaron al de Low. Un matrimonio en el que él toca la guitarra y ella la batería y que en su última gira llevaban un montaje de tres elementos visuales al fondo.