Un regalo de noche

Artículo escrito por Mikel Arzak
el 14 de noviembre de 2021

El Ayuntamiento de Irún organizó una excelente velada del festival Irun Zuzenean con los directos de Olimpia, Sara Zozaya y La Bien Querida. Un lujo de noche que se ofrecía de forma gratuita. Se agotaron las entradas a pocos días de su celebración, aunque ya en el lugar, el aforo estaba lejos del 100%. Algo que hiciera que se estuviera muy cómodo. Fue curioso, y porqué no decirlo, un placer, escuchar al acceder al pabellón 3 de Ficoba el tema Everything Counts de Depeche Mode en su versión del directo 101. Me hizo vivir todo un viaje a finales de los 80. Con algo de retraso comenzó Olimpia su enérgico show lleno de guitarrazos y pasajes oscuros. Dedicaron su concierto a Britney Spears, quien ha sido liberada de la tutela de su padre. Y nos prometieron que allí dejaban sus temas tristes que lidian muy bien con los tiempos que nos ha tocado vivir, para afrontar un futuro con más optimismo.

La donostiarra Sara Zozaya sorprendió con un sólido concierto de atmósferas etéreas gracias a una cuidada guitarra, una contundente batería y juegos electrónicos en bases y voces. Unos temas que parecían sacados de Twin Peaks. Sara estaba feliz de poder compartir escenario con La Bien Querida, a quien admira por su estilo y sus letras. Se mostró tan educada que recortó su setlist para que pudiéramos disfrutar de la cabeza de cartel a su hora.

la bien querida directo 2021

La fotografía no pertenece a esta crónica.
Fotografía cortesía de Francis Silva.

Fue muy aplaudida la aparición de La Bien Querida, con Ana Fernández-Villaverde, que vestía un vestido gaseoso rojo, y una potente y consolidada banda de cuatro miembros. Arrancaron enseguida con La verdad, tema que abre Brujería, su último trabajo aparecido en 2019 y que no pudo presentarlo en directo a causa de la pandemia. Tras el confinamiento, Ana y un guitarrista ofrecieron una serie de breves conciertos en acústico. Las cosas han sido así este último año y medio. Complicadas. Ayer, en Irún, pudimos disfrutar de La Bien Querida en todo su esplendor. Por encima de los demás, sobresalía una música que se encargaba de teclados, efectos y coros. Brujería fue el protagonista de la noche y de él ofrecieron temas como Te Quiero, Me Envenenas, Morderte, ¿Qué?, o La Fuerza, con la que terminaron de forma espléndida. Porque las pocas ocasiones en que Ana cogía una guitarra acústica, el nivel subía unos cuantos enteros.

Desde que la vimos en el Donostikluba de 2009, donde presentó su iniciático Romancero, La Bien Querida ha protagonizado un viaje en el que ha evolucionado de forma muy clara desde un estilo pop-folk a un estilo pop-electrónico. Lo comprobamos de forma clara en su visita a Intxaurrondo en 2013, cuando presentaba Ceremonia, su tercer trabajo en el que viraba claramente hacia un estilo claramente electrónico. A diferencia de aquél, el de ayer fue un concierto completo de algo más de hora y media donde, además de escrutar su último trabajo, ofreció temas antiguos como Miedo, Domingo Escarlata, Poderes Extraños, Hoy, y muchos más. Temas que ya suenan a clásicos y que su público más acérrimo coreó en las primeras filas.

El concierto fue de menos a más. Comenzó con fuerza, luego atravesó un extraño momento en el que pareció que Ana estaba algo desconectada, para enfilar una última media hora de ensueño, donde se veía claramente disfrutar a toda la banda y terminar por todo lo alto, felices y saludando a un público que disfrutó de un regalo muy especial en forma de festival.