Marcarse un Karaoke

Artículo escrito por Mikel Arzak
el 7 de enero de 2024

No, no fueron Los Secretos quienes se marcaron un Karaoke. Fue su público quien, llenando el Auditorio del Kursaal, protagonizó un Karaoke desde el minuto uno. Super Amara escogió a la banda madrileña para su concierto solidario que celebra cada año en estas fechas. Una apuesta segura porque la banda venía con todos sus éxitos bajo el brazo. Los de Álvaro Urquijo ya presentaron su último trabajo, lanzado en plena pandemia, en una gira protagonizada en 2022. Los Secretos es una de esas bandas que cuenta con una trayectoria lo suficientemente larga, agitada, y tumultuosa, como para poder permitirse el lujo de realizar un set trufado de éxitos.

Llevan años girando en un formato que les funciona a las mil maravillas. Seis músicos entre los que sobresalen el donostiarra Ramón Arroyo a la guitarra y Jesús Redondo a los teclados. Así, y apoyados por una limpia escenografía, arrancaron con Buena chica, un tema de 1986, y que el presente cantó como si no hubiera un mañana. Esa sería la tónica del devenir del concierto. Temas que son éxitos, la mayoría de los años 80, coreados por la audiencia. Continuaron con Échame a mí la culpa, La calle del olvido, Margarita y Mi paraíso. Un rato de esos en los que la banda va y viene en el tiempo antes de disparar al corazón con lo mollar, lo que mola.

los secretos asturias

La fotografía no pertenece a esta crónica.
Fotografía cortesía de M.R.

Mi paraíso fue la única licencia que se tomaron con el tiempo presente. Y es que, como dijo Álvaro, resulta que lanzaron un trabajo en 2019, y que fue condicionado por la Covid. A partir de ahí viajaron al pasado, en el que tan bien se encuentra su público. Colgado y No me imagino dio paso al primer momento especial de la noche, con Aunque tú no lo sepas, que interpretaron en recuerdo a Enrique Urquijo. Sus seguidores continuaron a lo suyo, a protagonizar un Karaoke, con las muy conocidas Quiero beber hasta perder el control, Ojos de gata, Pero a tu lado, Otra tarde, Te he echado de menos, Por el bulevar de los sueños rotos, y Gracias por elegirme, con Ramón a la steel-Guitar. Los Secretos, con un fuerte bagaje, evolucionan su sonido, reinterpretando buena parte de los temas, actualizándolos a los nuevos tiempos. Su sonido lo han depurado hasta límites insospechados, y ayer aquello sonó de fábula.

Cerraron set principal con Ojos de perdida. En los bises echaron el resto con las archiconocidas Agárrate a mí María, Sobre un vidrio mojado y Déjame, que hizo levantar a todo el público. Fueron despedidos entre fuertes aplausos, sonrisas, y buen rollo. Fue, probablemente, su mejor concierto, marcándose un Grandes Éxitos. El Karaoke fue cosa del público.

Si te ha gustado, te recomendamos…