Un aniversario bien vale un reencuentro

Artículo escrito por Mikel Arzak
el 14 de enero de 2024

Ayer fue una de esas noches en las que te quedas con la sensación de que has sido testigo de un momento especial. Un momento con la historia de la música. El argentino afincado en Madrid Ariel Rot lleva consigo una mochila de peso en la historia de la música. Se dio a conocer de forma contundente a principios de los años 90 con la formación Los Rodríguez y, una vez disuelta, inició una sólida carrera en solitario hace más de 25 años. Su trabajo Hablando Solo cumplió 25 años en 2023 y a Ariel Rot se le presentó la excusa perfecta para iniciar una nueva, y muy especial, gira, para celebrar la efeméride. Una efeméride que se convertiría en la protagonista absoluta de la noche.

La gira tuvo una primera etapa el año pasado y con el nuevo año se ha embarcado en nuevas fechas con un sabor muy especial, ya que Ariel Rot cuenta con la misma banda que lo acompañó en la gira original de presentación del disco. Un reencuentro con músicos con los que no se veía hace más de 20 años. Una banda de cuatro músicos excelentes, que acompañaron a Ariel con muy buen hacer.

Ariel Rot

Fotografía cortesía de Jose Ignacio A.

La noche celebraba el disco Hablando Solo, pero no fue hasta el cuarto corte en el que hizo aparición. Ariel Rot nos hizo una pequeña y deliciosa trampa al no enfocarse únicamente en su iniciático disco. Jugando con éxitos, el concierto se convirtió en un repaso a sus discos. Arrancó con Vals de los Recuerdos y Hasta perder la Cuenta, ambas de Cenizas en el Aire. Hablando Solo hizo aparición con la muy significativa Al amanecer y la funky en tono meloso Te busqué. Uno de los momentos de la noche. Del trabajo Lo imprescindible rescató Hoja de Ruta, El mundo de ayer, Adiós Carnaval, Geishas en Madrid, y la latina con toque psicotrópico Dos de Corazones.

Dedicó Bruma en la Castellana a la noche donostiarra, que es, en realidad, la misma noche en cualquier lugar. Me estás Atrapando otra vez, de Los Rodríguez, fue otro de los momentos álgidos de la velada. Finiquitó Hablando Solo con La Última Cena, Vicios Caros, Confesiones de un Comedor de Pizza, y Baile de ilusiones, que cerraría set principal. Ariel Rot ofrece un Rock cuidado, aseado, que se apoya en solos de guitarra propios o de Ricardo Martín. Los teclados de Tito Dávila y el bajo de Jacob Reguilón acompasan el sonido que Rot quiere ofrecer en su show.

En los bises cerró el concierto, para felicidad del público, con varios éxitos de Los Rodríguez, como son Milonga del Marinero y el Capitán y Dulce Condena. Un fin de fiesta perfecto a una noche que tuvo, como dijo Ariel Rot, alto voltaje emocional.

Si te ha gustado, te recomendamos…